Día Mundial de la Lucha Contra la Desertificación

Alberto Galindo 

En nombre del equipo técnico de la Fundación CIARA y de las  autoridades del Ministerio del Poder Popular de Agricultura Urbana (MINPPAU), reciban un cordial saludo. Como todos ustedes sabrán  la Fundación CIARA es el brazo ejecutor de las actividades técnicas de la Agricultura Urbana del Ministerio, el cual tiene como objetivo principal implementar la política pública de fomentar el modelo agrícola productivo urbano que contribuya a la seguridad alimentaria de las ciudades de la Patria, encontrando maneras innovadoras de poner en marcha políticas que enfrentan desafíos en los sistemas globales de alimentos. De igual forma la Fundación CIARA es responsable de ejecutar proyectos emblemáticos del semiárido venezolano como son  PROSALAFA III y PROSANESU desde el año 2014.
Es propicia la ocasión para recordar que hoy se está celebrando el 51 aniversario de la Fundación CIARA brindando asistencia y acompañamiento técnicos al campo venezolano.
También me hago porta voz de un fraternal saludo de parte del equipo del proyecto PROSALAFA, proyecto con 24 años acompañado el desarrollo de la agricultura familiar en el semiárido de Lara y Falcón, innovando y capacitando a las familias pobres rurales en la producción agrícola vegetal y caprina, así como en la organización socio comunitario y financiera. El transitar por este territoriode tierras secas, nos ha permitido conocer sus potencialidades, amenazas, vulnerabilidad y riesgo, también, fortalecer metodologías y/o enfoques de trabajo desarrollados por el proyecto que han dado excelentes resultados de cambios en las familias atendidas. 
Hoy queremos compartir con ustedes nuestras experiencias del semiárido en el marco de la celebración del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y Sequia, que se celebra cada año para el 17 de junio, para promover conciencia pública de los esfuerzos internacionales y nacionales de lucha contra la desertificación. El día de hoy es un momento único para recordar a todos que la neutralidad de la degradación de la tierra es alcanzable mediante, la resolución de problemas, la fuerte participación de las comunidades y la cooperación de los diferentes organizaciones que hacemos vida en el territorio. Es por esto que este evento es importante y necesario.
La Desertificación es la degradación de las tierras de zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas resultante de diversos factores, tales como las variaciones climáticas y las actividades humanas.
La desertificación no es un problema aislado, sino que está plenamente relacionado con los cambios climáticos, la conservación de la biodiversidad y la necesidad del manejo sustentable de los recursos naturales. Los vínculos entre estos aspectos y los factores socioeconómicos son cruciales, pues la problemática de la desertificación es un síntoma de ruptura del equilibrio entre el sistema de recursos naturales y el sistema socio-económico que los explota.
La desertificación se debe a la vulnerabilidad de los ecosistemas de zonas secas, que cubren un tercio de la superficie del planeta, a sobrexplotación y el uso inadecuado de la tierra. La pobreza, la inestabilidad de políticas, la deforestación, el sobrepastoreo y malas prácticas de riego afectan negativamente a la productividad del suelo.
El estado Lara se caracteriza por tener aproximadamente un 60 % del territorio en zonas definidas como semiárido, mientras que el 20% como subhumedo seco, esto significa que un amplio porcentaje del territorio es vulnerable a presentar problemas de desertificación. Es importante comentar que estas zonas semiáridas y subhumedas secas representan aéreas potenciales para el desarrollo socio económico del estado, por lo que es necesario implementar planes y proyectos que permitan revertir o mitigar estos procesos de desertificación. 
En este mismo orden de idea, es importante destacar que el Plan Socialista de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2013-2019 (Plan de la Patria) y la Agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), orientan las acciones de planes y proyectos estratégicos que son la expresión anualizada de las metas planteadas en el Plan de la Patria, ejemplo de ello el proyecto PROSALAFA III, que apunta a la Seguridad Alimentaria de las zonas semiáridas de los estados Lara y Falcón fortaleciendo la organización socio comunitaria para la producción sostenible..
Los efectos del Cambio Climático, el cual es un fenómeno que afectas las precipitaciones y la temperatura, harán que la escasez de agua sea mayor, y provocaran también aumento de la frecuencia de las condiciones hidrológicas extremas, provocando graves tensiones relacionadas con el agua, acrecentadas por el crecimiento demográfico, la producción agrícola y el incremento de la salinidad y la contaminación. Este es un tema que debemos darle prioridad. 
Entre otros factores que desencadenan esta situación se encuentran la explotación insostenible de los recursos hídricos, que es causa de graves daños ambientales, incluidos la contaminación química, la salinización y el agotamiento de los acuíferos. Pérdidas de la cubierta vegetal a causa de repetidos incendios forestales, la agricultura de regadío y extracción de carbón vegetal,
Para los movimientos sociales ecologistas en Acción, las actuaciones en materia de protección de suelos deben tener como principal objetivo el desarrollo de una gestión sostenible de las tierras agrícolas, de los recursos hídricos y de la ordenación del territorio. Sin embargo, las políticas públicas en materia agrícola, urbanística e hidrológica deben ser fomentadas para consolidar un modelo de desarrollo sostenible que pudiera prevenir la degradación de nuestras tierras. Hemos hecho pero falta muchas acciones por implementar.
Ahora bien, los más pobres serán los más afectados, a medida que se agravan los obstáculos para el desarrollo sustentable. En este Día Mundial de Lucha contra la Desertificación debemos renovar nuestro compromiso en apoyo de soluciones inclusivas y sostenibles encaminadas a la ordenación de los recursos hídricos en las zonas áridas. 
Los problemas relacionados con el agua son complejos, por lo que las soluciones han de ser igualmente multifacéticas. Esta situación requiere planteamientos innovadores y cooperación en todos los ámbitos, a fin de preservar nuestros ecosistemas, erradicar la pobreza y promover la equidad social, en particular la igualdad entre hombres y mujeres. 
El agua es el denominador común de muchos problemas relacionados con la salud, la agricultura y la seguridad alimentaria, pero también puede ser la solución común. Para ello es necesario el compromiso de todos nosotros, especialmente en beneficio de los más afectados por la escasez de recursos hídricos. Como lo dice el slogan de la ONU para la Desertificación dice que elplaneta es “Nuestra Tierra, Nuestro Hogar y Nuestro Futuro”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.